50 años haciendo los deberes de verano

Quien no recuerde esa sensación que combinaba la pereza y la diversión que le invadía cuando tenía encima de su escritorio uno de los Cuadernos Rubio, es que no ha tenido infancia.

A principios de los años 50, el profesor Ramón Rubio ideó una suerte de fichas con problemas matemáticos muy sencillos para facilitar el aprendizaje de sus alumnos de contabilidad. Pero si los números eran importantes, ¡qué decir de la caligrafía! Rubio se empeñó en crear unas fichas muy similares a las anteriores con una innovadora técnica: el punteado. Así, sin apenas ser consciente de ello, creó El método Rubio que pronto comenzó a introducirse en los colegios de la época como una disciplina educativa de primer orden.

En pleno 2015 nos seguimos preguntando: entre la piscina, las tablets, la playa y los videojuegos, ¿queda tiempo para aprender en vacaciones? Se celebran 50 años de los Cuadernos Rubio que nos han acompañado toda una vida, ¿han cambiado los cuadernos a la misma velocidad que lo ha hecho nuestra sociedad?: “Cambian las formas pero no lo esencial: el método Rubio sigue siendo igual de útil para profesores y alumnos, aunque con valores y contenidos de hoy en día. Además nuestra imagen actual tiene un estilo vintage que recuerde a los de siempre”, afirma Enrique Rubio, gerente de la firma.

Hace unas semanas conocíamos a una especie de profesor Keating de El club de los poetas muertos. Se trata de Cesare Cata, un profesor de secundaria italiano que en sus deberes de vacaciones insistía a sus alumnos: “Baila. Quítate la vergüenza. En la pista de baile o en tu habitación. El verano es un festival y sería absurdo no formar parte de él”. Aunque los Cuadernos Rubio no nos propongan actos tan irreverentes en la educación, sí han sabido evolucionar al mismo ritmo que la sociedad actual. La tecnología se ha convertido en la aliada perfecta para Rubio y la App iCuadernos es buen ejemplo de ello: “Gracias a las nuevas tecnologías, los niños no tienen la sensación de hacer deberes, ya que aprenden jugando. Además, son más autónomos a la hora de hacer los ejercicios”.

CuadernosRubio.lecoolvalencia

En una incansable labor por llegar más lejos, la firma ha creado La Fundación Cuadernos Rubio que pretende ser un instrumento de transmisión de principios y valores hacia los sectores más desfavorecidos. “Acercamos la educación a las zonas más deprimidas. Nuestra responsabilidad social va encaminada al fomento de la ética, la solidaridad, la integración y la igualdad de oportunidades; sin olvidar a los mayores que van encontrando mermadas sus facultades físicas y mentales”, sostiene Enrique Rubio.

Les propongo un experimento: acerquen a un niño uno de estos cuadernos, denle un lápiz bien afilado y siéntenlo en un escritorio: ¿creen que podrá levantarse de allí hasta que no termine el cuaderno completo? Les aseguro que no, porque existe una misteriosa adicción al aprendizaje y a la superación personal en estos cuadernos muy distinta a la de los deberes de todo el año: los Cuadernos Rubio nos divierten. Algo así de sencillo y complejo a la vez.

Comments

Más interesante

contenido

Entrevistas

Vamos almacenando imágenes en el subconsciente que con el tiempo afloran en nuevos puntos de vista

Por Irene Hego en Entrevistas