Crónica de Marah en Loco Club

Una vez más quedó claro que esta ciudad tiene lo que se merece. No es consciente de que tenía ante sí un momento histórico. Otras ciudades y sobretodo ciudades de otros países hubieran matado por ello, aquí sin embargo dimos pena. Los habituales del lugar, unos cuantos curiosos, los que salen por salir y no saben dónde acaban, los borrachos plastas y los tres fans desmedidos que logran aguarte la noche, ése era el público de Marah en Valencia.

Marah 1.lecoolvalencia

¿La banda? Pues profesional, demasiado quizás… La locura de un concierto de Marah brilló por su ausencia, son otros para bien o para mal.

La formación original sonó robusta, rockera y pletórica pero uno no dejaba de echar en falta los teclados e instrumentos de viento de sus discos y sobretodo ese aire de locura y desenfreno que los acompañaba antes, esa sensación de que todo podía saltar por los aires en cualquier momento.

Salieron a matar como si estuvieran ante miles de fans, y tras una larga y arrolladora hora se despidieron por diez minutos.

¡Gatillazo! Lo siento pero no me gustó, no me sirve que volvieran para otra hora más. Aquello me dejó helado y ya no volví a conectar… Seguían cayendo temazos, la banda seguía dándolo todo… pero ese volver a empezar, no acabó de convencerme.

Marah 2.lecoolvalencia

Los hermanos Bielanko están en forma, tienen el rock en sus venas y Marah seguirá mientras se soporten, es lo que tiene estar en una banda con tu hermano… El detalle de girar por España antes que en ningún otro país ha provocado que gente de toda Europa se haya acercado a verles, sobre todo a Barcelona. Pero no sé si salió a cuenta el bolo de Valencia.

No faltó ningún tema, la magia estaba allí, pero quizás el ambiente fue lo que hizo que lo que prometía ser una gran noche, se quedara en noche a secas.

Marah 4.lecoolvalencia

Escuchar canciones como “Santos de Madera”, “Wilderness”, “Catfisherman”, “Fever”, “Limb”, “It’s only money, Tyronne”, “Barstool boys” o “Family Meeting” debía de haber sido una celebración, pero nadie era consciente salvo los tipos que estaban sobre las tablas. Fue uno de esos conciertos en los que el grupo disfruta más que el público, pues mientras ellos lo daban todo, la gente se preocupaba más de mirar su móvil, charlar con el vecino a gritos o elevar su nivel de alcohol en el cuerpo. Marah 1 – Valencia 0.

Comments

Más interesante

contenido

Entrevistas

En septiembre en Sons al Botànic

Por Marcos Molinero Monguió en Entrevistas