Del 14 al 20 de septiembre

Si formas parte de esa rara especie que todavía cocina a diario, una visita semanal al mercado es obligatoria para tener en tu despensa productos frescos y de calidad.

Sábado por la mañana, ducha rápida, ropa cómoda, café bebido, ibuprofeno (opcional) y carro de la compra. Este ritual previo no hay que descuidarlo para tener una experiencia satisfactoria en el mercado, si bien el café lo puedes degustar en algún puesto especializado mientras haces la compra.

Una vez dentro es importante construir mentalmente el recorrido a través de los pasillos, pensando cada etapa del trayecto, cada puesto, cada compra. De lo contrario el mercado puede acabar contigo: ciego por flashes de turistas, congelado en la sección de pescados o arrollado por carros blindados de señoras con poca vista (seguramente por los flashes).

Los precios oscilan según la temporada y el productor, no hay que obsesionarse con ellos. Tampoco con que te cuelen algo pasado, puede ocurrir, quizás las primeras veces, pero no es lo normal. Los vendedores saben que si cuidan a los clientes como tú, los tendrán por mucho tiempo. Así que no te cortes y entabla conversación, cuanto antes te conozcan mejor. Y ya lo tienes, una semana más terminas la compra con la sensación de haber hecho algo bien.

Los mercados municipales celebran este sábado por la noche una fiesta por todo lo alto. Lo dicho anteriormente no te sirve, se trata de ir a mirar, a probar, a conocer. Es un gran plan para este fin de semana, aunque en Le Cool tienes muchas alternativas. Puedes seguirnos en Facebook, Twitter e Instagram o suscribirte a nuestra Newsletter.

Comments

Más interesante

contenido



Lugar

Rica propuesta energética llena de color y diversión