Del 19 al 25 de octubre

La idea de cambiarse de casa es genial. Un ático en el barrio, mirando al mar, con terraza y luminoso. A poder pedir tres habitaciones y dos baños. Luego viene la BÚSQUEDA. Así, en mayúsculas, porque tiene tela. Y además con todo el temita de la gentrificación. Buffff! Es una tarea imposible. Y llega ese momento, en el que después de haber estado más de 3 meses buscando por miles de páginas, lo encuentras. Pero no cantes victoria. Porque llamas y te dicen que N-O. ¡Que ya está señalizado! Le lloras y le suplicas que tiene que haber otra solución. ¿Pero seguro que lo quieren? ¡Ja, ja, ja! Desesperación nivel superior.

Ríete cuando de repente se te ilumina la parte VIP de tu cerebro (esa en la que solo acudes cuando te ves inmersa en el agujero negro). ¿Y si te quedas donde estás? Una pequeña reformita aquí, tiramos muros, cambiamos suelo, ampliamos zonas… Listo, has alcanzado el nivel de locura en el que tu mejor amiga te dice… ¡Basta! Bebe y calla.

Es momento de reorganizar tu espacio y decides reordenar tu casa. Y de paso tu vida, claro está. Todo orden conlleva otro orden simultáneo. De esta forma descubres auténticos tesoros. Hablamos de modelitos repasados de moda, apuntes de la carrera, películas en VHS (jaaar!), la vajilla de tu abuela e incluso pósters de los ídolos de la adolescencia (me niego a mencionar los grupos).

Desde Le Cool Valencia te recomendamos algunos consejos. Pon orden. Recíclate. Renueva energías. Abre las puertas de tu casa a nuevos trastos. Ponte en marcha. Respira… ¡Es fin de semana! Puedes seguirnos en Facebook, Twitter e Instagram o suscribirte a nuestra Newsletter.

Comments

Más interesante

contenido



Lugar

Rica propuesta energética llena de color y diversión