Dismaland, Bienvenidos a la desesperación

Si durante el mes de septiembre tienes pensado pasar por la nada estimulante localidad de Weston-super-Mare, al Oeste de Inglaterra, no dejes de visitar la nueva invención del grafitero Banksy, Dismaland: una exposición de arte con formato de parque de atracciones decrépito. Ubicado en un paraje inhóspito, nada idílico, la experiencia promete sacudir nuestras mentes desde un punto de vista irónico. La visita comienza en una sala de control similar a la de los aeropuertos donde las cámaras de seguridad te vigilan y los policías realizan cacheos. El icono del parque es un castillo en mal estado, rodeado de un lago sucio en el que se encuentran desde latas de cerveza hasta muñecos sin cabeza. Es el preludio de lo que te encontrarás en el interior. El recorrido es una crítica brutal y mordaz de una sociedad decadente, obsesionada con el morbo que alimentan los medios de comunicación. Esta idea la representan a través de la imagen del carro de la Cenicienta volcado, y su cuerpo inerte asoma por la ventana mientras los flashes de los paparazzi no paran de iluminar la escena. Otra “atracción” que remueve conciencias, es una piscina en la que hay barcos llenos de inmigrantes (algunos muertos flotando en el agua) en la que puedes manejar un barco patrulla para impedir que lleguen a la frontera.
Estos son sólo dos ejemplos de lo que podemos encontrar allí. La puedes visitar hasta el 27 de septiembre y la entrada cuesta alrededor de 4€. Si no tienes la oportunidad de ir, no te preocupes. En el fondo solo es una representación artística de una realidad a la que tú, yo y todos asistimos diariamente.

Comments

Más interesante

contenido


Hoy

Cine de verano en la terraza Flumen