El paraguas y el avestruz

Hubo un tiempo en que te hacías faldas con la tela de los paraguas. Te podría haber cogido por los pies y sostenido sobre mi cabeza. Eras fuerte, eras invencible en tu alegría, eras capaz de frenar todas las tormentas.
Luego te fuiste. Las tormentas, contra todo pronóstico, siguieron cayendo. Mojado me sentía terriblemente desnudo. Tuve que hacerme impermeable, adquirir botas de lluvia. Pero el día que elegiste para reaparecer no tenía paraguas, ni impermeable, ni tan solo un inconsistente periódico con que engañar a mi cabeza.
No pude frenar tanta agua. Me encantó mojarme.
Ahora déjate empapar por la banda sonora para este relato:

ILUSTRACIÓN PORTADA DE ANAPURÜ (YVAPURÜ SAMANIEGO BONNIN + ANA JAUMANDREU)

Comments

Más interesante

contenido

Entrevistas

Vamos almacenando imágenes en el subconsciente que con el tiempo afloran en nuevos puntos de vista

Por Irene Hego en Entrevistas