Favor de tocar

“En Espai de Telles no hay instrucciones, no las busque, no las imponga; los niños y niñas con su curiosidad innata sabrán hacer, construir, observar, gatear, tocar, oler, componer y descomponer, encontrar un reflejo por abajo, por arriba, por un lado o por el otro, de forma individual o colectiva.”

Así se presenta este nuevo espacio que el Centre del Carme dedica a los pequeños de entre 0 y 3 años, un público poco atendido, que pocas veces cuenta con un espacio museístico y un proyecto específico que responda a sus necesidades, tan distintas a las del pensamiento lógico adulto.

Silvana Andrés y Sonia Rayos, fundadoras de Arquilecturas, han desarrollado el diseño de las superficies, partiendo de la idea de aprovechar elementos resultantes de exposiciones pasadas y ahora en desuso, para recrear nuevos espacios sugeridores de oportunidades.

“En un principio utilizábamos más mesas, los desniveles entre la sala y el espacio para los niños y niñas se reducía a la altura de la propia sala, y desde ahí, el recorrido iba descubriendo actividades para jugar libremente, desde la curiosidad innata de los niños: el espejo, las formas y colores para las mesas de luz, el rincón tridimensional, el bidimensional, las piezas de construcción, el retroproyector para jugar con las sombras, las telas… Todo a alcance de los niños y niñas. Y poco a poco el espacio se fue plegando, como esos talleres de origami que ya estábamos trabajando en las escuelas con los mayores. El suelo se pliega a la altura de los más pequeños, para que la actividad se despliegue”, explica Rayos.

El espacio A Telles del Centre del Carme se organiza a partir de cuatro mesas de luz recuperadas de los fondos del Consorcio de Museos de la Comunidad Valenciana y a su alrededor se crea una volumetría que posibilita una mayor superficie de exploración y que busca su inspiración en la técnica del origami, mencionada anteriormente.

A Telles se presenta como una respuesta a la necesidad detectada de que los museos tengan una oferta dedicada a las familias. El resultado es un proyecto mutante y evolutivo con elementos manipulativos que irán evolucionado durante el año, y que da inicio a todo un mundo de experimentación.

Comments

Más interesante

contenido



Lugar

Rica propuesta energética llena de color y diversión