La la land: la ciudad de las estrellas

Voy al cine a ver La la land: la ciudad de las estrellas con mucha expectación. Todo parece indicar que es la película del momento: el éxito en los Globos de Oro con siete premios y las once nominaciones a los premios Bafta así lo avalan. Además, entre la prensa especializada se comenta que posiblemente sea la gran triunfadora de la próxima gala de los Oscar. Así que entenderás mi excitación en la sala de cine.

Empieza la película y la cosa no va mal, aunque no hay nada que me diga que sea el peliculón que estaba esperando. Sin embargo, poco a poco y sin darme cuenta la película me atrapa. Empiezo a sentir, a bailar, a cantar y a soñar igual que sus dos protagonistas. Me ha conquistado poco a poco y salgo del cine completamente enamorada de esta cinta que es todo un homenaje a los musicales y al cine clásico de Hollywood.

La la land 3.lecoolvalencia

Después de esta declaración, entenderás que a partir de aquí solo tengo halagos para la película de Damien Chazelle (Whiplash, 2013), un joven director de tan solo 32 años que ha hecho una película para soñadores con la que el espectador se identifica y se implica desde el primer momento.

Mis halagos van tanto para los aspectos técnicos como para las actuaciones de sus dos actores protagonistas.

Cuenta con una escenografía que es todo un homenaje a la ciudad de Los Ángeles, con planos largos muy cuidados y unos colores vibrantes que la convierten en una bonita fantasía. A esto se le une una banda sonora que está inspirada en el musical clásico americano, con unos números musicales que no hacen decaer la cinta y que mantienen el ritmo en todo momento.

La la land 2.lecoolvalencia

Mis halagos más enérgicos van para Ryan Gosling y Emma Stone, la pareja protagonista. Lo que hay entre ellos se puede decir que es pura química, además de unas actuaciones brillantes en las que cantan y bailan como si hubieran nacido para eso precisamente.

Gosling y Stone son Sebastian y Mia, dos jóvenes que luchan por conseguir sus sueños en la ciudad de Los Ángeles, una ciudad con fama de encumbrar y olvidar enseguida. Los jóvenes se aman y se apoyan para mantener vivos esos sueños y que no se conviertan en tan solo un recuerdo. Aunque a veces el amor no es suficiente y para conseguir tus sueños se tiene que renunciar a otros.

Lo que sí parece evidente es que La la land no tendrá que renunciar a nada para convertirse en la película del año.

Comments

Más interesante

contenido

Entrevistas

En septiembre en Sons al Botànic

Por Marcos Molinero Monguió en Entrevistas