Le Petit Canibaal: devorando libros

Los devoradores de libros existen y yo los he visto. Suelen ser hombres y mujeres menudos, silenciosos y con estómagos llenos de letras. Algunos de ellos viven en Valencia y visitan con frecuencia una librería situada en el número 22 de la calle Puerto Rico. Se trata de Le Petit Canibaal, un espacio que nace en febrero de 2014 con la necesidad de dar visibilidad al Proyecto Canibaal, una revista de arte y literatura que Ximo Rochera -dueño de la librería- dirige junto a otros compañeros. La revista, a su vez, toma el nombre inspirándose en la famosa revista dadaísta que Francis Picabia creó en 1920. Rochera afirma además que el nombre del espacio homenajea de alguna manera a Fernando Arrabal y su primera novela, “Baal Babilonia”, editada en Francia en 1959.

Este espacio de la calle Puerto Rico, se une a ese grupo de librerías situadas en el barrio de Russafa que quieren desempeñar un papel activo y dar a conocer este mundo menos visible, dentro de un barrio emergente y dinamizado que, según explica Rochera, corre el riesgo de convertirse en un barrio de moda.

Markets, subastas de objetos antiguos y obras de arte, exposiciones, teatro, performance, reuniones de poetas, cabarets, lecturas poéticas o eventos infantiles son algunas de las actividades que pueden encontrarse en esta librería/espacio creativo. Sin duda, Le Petit Canibaal, se inserta en la lista de librerías-café que viven un florecimiento en nuestra ciudad. Lo que según Ximo Rochera no está tan claro es que exista un efectivo florecimiento de las necesidades culturales.

Los visitantes de este espacio se encontrarán un lugar cálido, repleto de objetos, cuadros y muebles vividos, usados y tocados por hombres y mujeres de cualquier tiempo. La vanguardia dadaísta se respira en este lugar que, tal y como dice su dueño, se diferencia en todo y en nada del resto de librerías. Quizás la peculiaridad de su origen sea el rasgo más diferenciador. También la rebeldía y vehemencia de su propuesta que tan bien encaja con el Manifiesto Caníbal Dadá que Picabia escribió en 1920: “Silbad, gritad, hundidme los dientes de una patada ¿y qué? Aun os diré que sois imbéciles. En tres meses mis amigos y yo os estaremos vendiendo nuestras pinturas por unos pocos francos.”

Es imposible marcharse de este lugar sin que Ximo Rochera nos recomiende tres libros con los que salir debajo del brazo: el ya clásico “Los detectives salvajes” de Roberto Bolaño; el revelador y emocionante ensayo “Librerías” de Jorge Carrión y una joya infantil de la editorial valenciana -Versos y Trazos-,”El princep Gripau” de Carmen Gil.

Comments

Más interesante

contenido

Entrevistas

Vamos almacenando imágenes en el subconsciente que con el tiempo afloran en nuevos puntos de vista

Por Irene Hego en Entrevistas