Librería Bartleby: preferirían hacerlo

David Brieva y Luci Romero, muy al contrario de Bartleby, el escribiente -el protagonista del relato de Herman Melville en el que se inspiraron para dar nombre a su librería-, han preferido hacerlo. Ha transcurrido poco más de un año desde que estos dos amantes de la radio (ambos colaboran en el programa cultural de Radio Klara, Café con Vistas, en el que se conocieron) decidieran levantar esta librería en el barrio de Russafa.
A diferencia del hombre sin personalidad, sin cualidades y sin atributos que Melville creó, los dos propietarios se empeñan cada semana en convertir su librería en uno de los centros neurálgicos de la cultura del barrio en el que se ubican y también de toda Valencia.

Tres son los elementos fundamentales que componen esta librería: cómic, narrativa y vinos. Entre las novedades del mundo del cómic que destacan los libreros está, por ejemplo, “Lo primero que me viene a la mente” de Juaco Vizuete de Ediciones Astiberri. También en narrativa destaca la nueva novela de Robert Juan-Cantavella, “Y el cielo era una bestia“, publicada en la editorial Anagrama. Otra buena recomendación en la visita a Bartleby es la obra del último premio Nobel, Patrick Modiano, especialmente las obras editadas en la maravillosa Cabaret Voltaire.

Además de esta oferta librera, en la Librería Bartleby apuestan por todo tipo de actividades relacionadas con el mundo de la cultura:  presentaciones, charlas y coloquios, proyecciones, recitales poéticos, obras de teatro, exposiciones, conciertos o actividades infantiles. Quizás su última locura es la que más pueda interesar a los letraheridos. Se trata de Meriendas con editor, una actividad que consiste precisamente en charlar con algunos de los responsables de las florecientes editoriales independientes que están llenando nuestras estanterías de auténticas joyas literarias. La última de estas meriendas fue con Donatella Iannuzzi, editora de la excepcional Gallo Nero.

Y dejamos para el final el elemento que mejor enlaza con cualquier buena historia: el vino. David y Luci saben que el vino no es alcohol sino literatura y por eso en Bartleby no sólo se realizan catas; también se pueden comprar algunos de los vinos más particulares de las bodegas de nuestro país, los que mejor maridan con los libros que hemos escogido.

Con Bartleby comenzamos un viaje por las principales librerías de nuestra ciudad con la intención de reivindicar la librería como templo y a los libreros como agentes culturales indispensables en nuestra sociedad. Y es que no debemos olvidar nunca lo que el maestro checo Franz Kafka escribiera una vez: “Un libro debe ser el hacha que rompa el mar helado que hay dentro de nosotros”. (FOTO PORTADA BY PAULA G. FURIÓ)

Comments

Más interesante

contenido

Entrevistas

Vamos almacenando imágenes en el subconsciente que con el tiempo afloran en nuevos puntos de vista

Por Irene Hego en Entrevistas