Mission of Burma, el fuego eterno

Formados en 1979, Mission Of Burma son una pieza fundamental en el universo indie. Olvidados por la gran masa que se autodenomina indie, injustamente, esos que andan en masa al Primavera Sound y flipan en colores con bandas que no son más que versiones descafeinadas de bandas como esta.

Como dijo en 1985 el crítico musical Byron Coley, “Mission Of Burma tocaban un tipo de pop guitarrero, ruidoso y agresivo que estaba jodidamente cerca de la perfección, pero la mayoría de veces parecía que eso no le interesaba a nadie. ¿Por qué? Pues bien, supongo que la gente es gilipollas”.

Mission Of Burma.lecoolvalencia

No puedo estar más de acuerdo. Pocas bandas están a la altura de Mission Of Burma. Cogieron elementos del free jazz, la psicodelia y la música experimental y los inyectaron en un punk rock plagado de himnos… Un concepto que Sonic Youth llevaría a cotas comerciales unos años después. Su música era el resultado de mezclar en una coctelera a los Ramones, Pere Ubu, Can y Neu! Para Rob Sheffield, reputado crítico musical, ellos son los creadores del sonido con el cual los grupos indies norteamericanos se han entretenido desde entonces.

Clint Conley, ávido musicólogo, amaba por igual a New York Dolls y a Ornette Coleman así que su banda iba a ser algo especial… Y de las cenizas de Moving Parts surgió Mission Of Burma, un grupo muy especial.

Mission Of Burma 2.lecoolvalencia

Febrero de 1979 es una época para la historia, nacen Mission Of Burma. Su primera actuación fue el 1 de abril de 1979. Originarios de Ann Arbor como los Stooges o MC5 tocaron el cielo cuando el extraño Swope se unió a la banda añadiendo loops en cinta de los sonidos de la banda hasta que pasó a ocuparse del sonido en directo del grupo. Eso funcionaba a la perfección y fue ganando protagonismo hasta convertirse en miembro del grupo. Nunca estaba en el escenario, todo lo realizaba desde la mesa de control… Grababan para Ace Of Hearts Records un sello pequeño, indie de verdad. Harte, el dueño del sello, intentó siempre pulir la virulencia del combo. Sus actuaciones en el mítico The Underground de Boston aún se recuerdan. La grandeza de Mission Of Burma es que no aspiraban ni deseaban hacer carrera en el mundo de la música… Como los grupos indies de ahora, ¡vamos!

MissionOfBurma-VS

Estos son los temas de su disco Vs. de 1982:

Desde el inicio con “Secrets” hasta la última nota de “Progress” todo es fantástico, mágico y sublime. Tantos ecos actuales vienen de este mar… ¿Mogwai? ¿Queens Of The Stone Age? jajaja…

“Secrets” es nerviosa, fibrada pero con una tensión creciente realmente asfixiante.

“Train” parece relajada en su inicio pero la tensión con notas que van y vienen la convierte en una obra capital del Post Punk norteamericano.

“Trem Two” fascina, embelesa… ¿Tame Impala? Venga por favor no jodais. Si hasta las bandas modernas de Dance Punk han robado de aquí.

“New Nails” con su robotico riff es una guía para J. Homme. Las voces casi marciales son una marcianada genial.

¿Cómo pervertir la música pop? Es simple escuchen “Dead Pool” y verán cómo.

“Learn How” tiene más de 30 años y 3/4 partes del cartel del Primavera Sound mataría por una canción así.

“Micha” es tan actual que te pone los pelos de punta… Visionarios.

“Weather Box” con su cadencia maliciosa y perversa te endemonia el alma. Intensa como pocas.

“The Ballad Of Johnny Burma” es darle una vuelta de tuerca al sonido de los Ramones. Divertida.

“Einstein’s Day” juega con las sombras, las guitarras cristalinas y sucias a la vez arrastran a una canción con un magnetismo sin igual.

En “Fun World” no solo se divierten sino que dan las pistas del Noise Rock.

El tema más convencional y el más acorde con sus días es “That’s How I Escaped My Certain Fate” ¿Podría alguien tocar un tema así hoy en día? No digo ya componer que es pedir demasiado. Trallazo Punk. Pearl Jam llevan una década intentando un tema así y aun no les ha salido.

La simpleza y belleza de “Forget” te teletransporta a la estratosfera.

Con “OK/No Way” dan al Hardcore/Indie un sentido que hasta entonces no tuvo.

“Laugh The World Away” es un torpedo a tu línea de flotación como oyente que te deja encogido y con la respiración entrecortada.

La final “Progress” es un excelente colofón a un disco magistral. Cuando alguien en una conversación te asegura no ya conocer a Mission Of Burma sino ser fan, el mundo se detiene, tu corazón se encoge, tu alma se une a esa persona… Es alguien especial. Como Mission Of Burma.

Comments

Más interesante

contenido



Lugar

Rica propuesta energética llena de color y diversión