Una tarde con el director de Truman, Cesc Gay

El director Cesc Gay viene a Valencia a presentar su última cinta, Truman.
Dos amigos de toda la vida se reencuentran después de muchos años sin verse. Tomás (Javier Cámara) vive en Canadá y regresa a Madrid durante cuatro días para visitar a su amigo Julián (Ricardo Darín), que se encuentra en la fase final de una enfermedad irreversible. Un encuentro que se convertirá en una despedida. Esta es la historia de Truman (2015), la última película de Cesc Gay (1967, Barcelona) que estuvo presentando esta semana en los cine Babel de Valencia. Un drama sobre la muerte y la manera de cómo enfrentarse a ella pero con grandes dosis de humor negro. “He utilizado este tono porque no hubiera sabido hacerlo de otra manera, me salía natural”, explica su director. Junto a Julián está su fiel perro Truman, que será el protagonista de alguna de las escenas más tiernas y conmovedoras de la cinta.

Aparte de Truman, alrededor de Julián surgen una serie de personajes que nos enseñan su manera de enfrentarse a la muerte. “Nos encontramos con un cóctel de sentimientos, como la rabia, la hipocresía o la cordialidad”, introduce Cesc Gay.

Truman también habla de la amistad y, en este caso, de la amistad entre hombres: “a nosotros nos cuesta más mostrar los sentimientos”. La película se acerca a la cotidianidad, al día a día de estos dos amigos que se enfrentan a momentos muy duros pero que sacan su lado más tierno y sensible. “Es una peli de hombres”, añade el director. Y es que sus dos protagonistas están de sobresaliente. “De todos los actores con los que había trabajo pensé que Ricardo (Darín) era el idóneo para el personaje de Julián, por su edad, porque tiene ese encanto, le echa mucho coraje. Le da el toque de humor y dramatismo adecuado”. “Luego llegó el personaje de Javi (Cámara). Creo que le venía muy bien este papel, es un nuevo territorio dentro de su carrera”, añade.

El espectador empatiza desde la primera escena con el personaje de Tomás, con él viajamos hasta Madrid y acompañamos durante cuatro días a nuestro amigo Julián. Observamos desde el miedo cómo el personaje de Darín se enfrenta con valentía y naturalidad a uno de los momentos más importante de su vida. “Todos los personajes que rodean a Julián están acojonados”, dice Gay. “Escribir esta película me ha servido para intentar perder el miedo a la muerte”, añade el director.

Comments

Más interesante

contenido

Entrevistas

Vamos almacenando imágenes en el subconsciente que con el tiempo afloran en nuevos puntos de vista

Por Irene Hego en Entrevistas