Nuria Riaza, mundos oníricos a bolígrafo

De Albacete viajó a Valencia. Nuria Riaza, de pequeña, se comía los tubos de gouache de su padre, y como todo niño de los 90 que se precie, creció bajo la influencia monstruosa de personajes como Xuxa Park, las Spice Girls, o el niño gordito de la pelicula de Matilda. Siempre fue una niña rarita, de esas que preferían leer y dibujar al ballet. Tras 3.568 dibujos realizados, se encontró con su arma gráfica fetiche, el bolígrafo azul. Sus trabajos vuelan a Inditex, Diesel, incluso a la Ópera Nacional de Múnich. Se mueve entre los campos de la ilustración textil, editorial y publicitaria.

Estudiaste BBAA ¿Cómo recuerdas tu paso por la carrera?
A los 6 años mis padres me apuntaron a las típicas clases de dibujo de la casa de la cultura del pueblo y tuve la “revelación” de que quería estudiar Bellas Artes. Crecí con los cuadros, las pinturas y los pinceles de mi padre de fondo, así que no es muy difícil saber de dónde me vinieron la vocación y las ganas.
Estudié BBAA en la Universidad Politécnica de Valencia. Los primeros años de carrera fui un desastre y se pueden resumir en olor a trementina y migrañas constantes. Quería ser directora de fotografía, pillé todas las asignaturas de vídeo y cine que había deshaciéndome de todo lo que tuviera que ver con pintura y escultura . Al final me recordé a mi misma que lo que había hecho toda la vida y lo que realmente me gustaba era dibujar, así que al acabar Bellas Artes hice el Máster de Diseño e Ilustración.

En tus dibujos se aprecia un surrealismo pop con sentidos bizarros ¿Donde encuentras la inspiración para tus trabajos?
Es difícil elegir algo o a alguien en concreto, estamos expuestos a un bombardeo brutal de imágenes… lo cual en cierto modo es genial.
Parto de lo conocido, las fotografías familiares, las historias imposibles de mis abuelos, o el cine. Estéticamente soy fan declarada de los tatuajes talegueros y de las láminas de ilustración científica. Mi abuela tiene un imaginario propio lleno de historias imposibles que recuerdan a obras de literatura latinoamericana. Escucharla es como leer a García Márquez y es imposible que no se te llene la cabeza de rarezas.

Nuria_Riaza.lecoolvalencia

La elección del bolígrafo azul como técnica en tus ilustraciones te hace diferente al resto ¿Por qué el bolígrafo azul? ¿Qué te inspira? ¿Cómo te hace diferenciarte?
Bellas Artes es una carrera carísima, te gastas muchísima pasta en materiales que nunca más vas a utilizar. Si a eso le sumas que estudias gracias a becas porque tu familia no está para tirar cohetes, llegas a la conclusión de que lo más económico es trabajar en papel. Yo tenía el recuerdo de que no había gastado la tinta de un bolígrafo Bic por completo en la vida. Así que si unimos ese dato a que tengo una especie de obsesión por el color azul fue fácil encontrar la solución.

No solo uso el bolígrafo, suelo mezclarlo con bordados. Hay algo muy manual en el uso del hilo que me conecta con mis raíces. Mi abuela fue bordadora y enseñó labores a mis tías, a mi madre y a sus nietas.
Como creo imágenes desconcertantes y un poco duras visualmente, el hilo también me ayuda a darle una sensación más cálida.
Algunas veces introduzco algún color plano con acrílico, pero básicamente todo es analógico y en su mayor parte bolígrafo azul.

Seguro que alguna vez has calculado cuántos bolígrafos azules llevas gastados…
Es un buen dato, además me lo suelen preguntar. No los he ido contando pero realmente no he gastado muchos, tirando por lo alto diría que unos 15. Párate a pensar en cuántos bics enteros has dejado secos desde que empezaste a usarlos en el colegio…seguro que han sido muy pocos.

Nuria_Riaza.lecoolvalencia

Supongo que tendrás alguna rutina de trabajo… ¿Manías de artista?
La verdad es que no sé si puedo llamar rutina a lo que tengo… Simplemente dibujo en cualquier ratillo que encuentro desde que me levanto hasta que me acuesto. Ni siquiera tengo un espacio asignado para hacerlo. El sofá, la cama o cualquier mesa que me pille cerca me sirven.
En cuanto a las manías, rara vez hago bocetos. Las composiciones me suelen llegar de golpe, como una revelación… Hay algo mágico en el proceso que se transmite.
Tengo los bolígrafos clasificados por el tono (si, en la misma caja de Bic encuentras varios tonos de azul distintos) y suelo conocer su color o intensidad por la cantidad de tinta que les queda (solo me falta ponerles nombre).
Otra manía es que limpio los grumos de la punta en la mano izquierda y en épocas de mucho nivel de trabajo la mano se me queda totalmente azul, rallada como si un niño pequeño se hubiese cebado a hacerme garabatos.

¿Qué proyecto te llevas entre manos?
Justo el día 20 de este mes inauguro la expo “Paraísos Paralelos” en Miscelánea (Barcelona). He estado estos últimos meses encerrada en la batcueva y ocupando casi todo el tiempo en producir obra nueva. Además estoy preparando colaboraciones para el Festival 10 Sentidos, Eme Magazine y el Souvenir de Needles & Pins en Mayo.

NuriaRiaza.lecoolvalencia

Hemos visto tus trabajos en Pepita Lumier, ¿para cuando la siguiente expo en la ciudad?
La verdad es que estoy preparando una expo en solitario, pero habrá que esperar al año que viene, y poco más puedo contar… Es todo un misterio, alto secreto.
En Pepita Lumier podéis encontrar prints, postales y algún que otro original. Es un gustazo que en las galerías empiecen a apostar por los ilustradores, dibujantes y los que trabajamos en papel.

Cuéntanos un sueño y un secreto
Mi sueño y mi secreto están relacionados. Creo en la magia, en la vida extraterrestre, en los universos paralelos y en que ninguna decisión que tomas es mala. Tenemos mucho poder dentro, si te repites cada día lo que quieres y lo visualizas, lo consigues. Solo hay que ser paciente y dejar que los sueños vayan por delante de los pasos.

+Info en: www.nuriariaza.com

Comments

Más interesante

contenido

Entrevistas

Vamos almacenando imágenes en el subconsciente que con el tiempo afloran en nuevos puntos de vista

Por Irene Hego en Entrevistas